El símbolo TaiChi y los opuestos. Similitudes y tu batalla interior.

Alegorías / TaiChi Chuan
El símbolo TaiChi y los opuestos. Similitudes y tu batalla interior.

 
Ya en la antigüedad, era corriente en los descansos o reuniones de carácter recreativo, disponer de tableros para diversos tipos de juegos, algunos con dibujos de cuadrados a modo de pavimento mosaico y otros similares pero con las casillas dispuestas en forma circular y al que se jugaba con fichas y dados.

La mayoría de estos juegos en tablero escenificaban una batalla campal, de guerra y con indefinidas procedencias de las tierras de Oriente y que en un cierto tiempo y lugar geográfico lo denominaron chaturanga. Se disponía esta sobre 64 casillas a las que llamaban escaques, de dos colores diferenciados y a lo que yo llamaría figuritas se les conocía como trebejos. Ya se especulaba sobre el número de diferentes partidas posibles que podían ejecutarse en este juego, calculándolas superior al número de átomos en el Cosmos.

Un detalle curioso pero no casual, es la similitud del piso de numerosas construcciones y en las que occidente reconocemos con facilidad en las catedrales, recordándonos al tablero de aquellos singulares juegos y a la escenificación de aquellas contiendas, algunas representativas de un entorno sagrado y laberíntico, como un fascinante mandala. Estos pavimentos, sin lugar a dudas, también formaban parte de la simbología moral de aquellos constructores.

Como un tablero de ajedrez de la vida, el pavimento formado por baldosas blancas y negras representan diferentes estados contrapuestos pero en constante interacción: el negro y el blanco, lo femenino y lo masculino, la noche y el día, la materia y el espíritu, las tinieblas y la luz, la tensión y la relajación… el yin y el yang. Un símbolo dual del cual la esencia radica, más que en los propios opuestos, en el equilibrio que recorre su sinuoso camino interior: el Tao. Es interesante destacar la reflexión común de filosofías taoístas o budistas, donde representan mediante el Tai Chi Tu (representaciones gráficas del símbolo del Tai Chi) la batalla más dura que puedas afrontar, como ser humano y con tu peor enemigo, siendo tu propio interior: contigo mismo.

El blanco, suele asociarse a la luz, lo puro, a la vida y el negro con la oscuridad, lo oculto, el miedo o la muerte. Pero nada de esto ha de considerarse jamás negativo y siendo puramente educacional e impuesto por dogmas aferrados a arcaicos intereses, debiendo considerarse sencillamente opuesto y por tanto, necesario para un equilibrio y poder así avanzar hacia la comprensión.

El mosaico, tablero o cualquier Tai Chi Tu puede ser la representación de tu propia vida, pero también eres tú o una parte de ti. También puede ser toda tu comarca, o un Estado; incluso el Cosmos por completo. Simboliza ante todo el caminar con conciencia y equilibrio sobre todos estos conceptos pero jamás considerando a uno de los opuestos de forma negativa sino complementariamente.

En este metafórico tablero se encuentran las herramientas, los trebejos o figuritas y en una posición justa y adecuada preparados para lidiar, como en el Juego de la Oca con sus arquetípicas casillas, ante cualquier adversidad. Recuerda, no hagas trampas, porque tan solo una acción humilde dependerá de que obtengas la capacidad del discernimiento para escoger el camino adecuado y evolucionar así en tu templo interior.

This site is protected by wp-copyrightpro.com