Querer ver para poder cambiar.

Alegorías / Meditación
Querer ver para poder cambiar.

 
La iluminación, esa luz que se alcanza en un óptimo estado meditativo, no tiene por que ser necesariamente buena o agradable desde un punto de vista convencional y por tanto hemos de comprender ese maravilloso estado meramente como lo que es: una humilde claridad que nos muestra tanto lo bueno como lo malo, de la misma forma que una tenue llama en un entorno oscuro ofreciéndonos conciencia de una nueva realidad y en la que pueda aparecer el intenso y atractivo color de los ojos de una amenazante fiera. Solamente con este tipo de luz y en el reconocimiento de la erosión de nuestra piedra bruta podremos emprender la maravillosa aventura de transformación de nuestro interior y de nosotros mismos.

This site is protected by wp-copyrightpro.com