Poco a poco…, Despierta.

ChiKung / TaiChi Chuan
Poco a poco…, Despierta.

La necesidad de realizar unos movimientos de calentamiento previos a cualquier tipo de práctica es bien conocida por todos. La clara intención reside en preparar al cuerpo y la mente para poder ejecutar nuestro objetivo de la forma menos arriesgada evitando lesiones innecesarias.

Recordemos a Yùyán, avisando a su compañero de esta necesidad a pesar de encontrarse su cuerpo aparentemente en forma tras una larga jornada en sus quehaceres. Este calentamiento no debe concebirse como un simple ejercicio de desentumecimiento general, sino que se trata de un movimiento específicamente diseñado para el tipo de práctica concreta que vayamos a realizar, reeducando así la memoria de nuestros músculos o articulaciones a la singularidad de nuestra disciplina.

No deberemos además confundir este previo calentamiento con los largos o intensos estiramientos tradicionales, los cuales realizaremos preferentemente al final de las sesiones.

Por otro lado, lo que en el Centro Yùyán denominamos Despertar, no hace referencia a la beneficiosa serie de ejercicios de Auto-masaje Taoísta que experimentamos al finalizar muchas de las sesiones, sino a la reeducación postural y apertura de las articulaciones principales. Todo ello mediante una estratégica inducción al movimiento lento, circular y continuo, sin olvidar un inicial trabajo mental de intención previa a la acción, llevando nuestro pensamiento a la zona que estamos trabajando y bajo el compás de nuestra respiración.

En orden descendente y sin ninguna prisa, tanto la práctica del TaiChi o ChiKung empieza en estos momentos y no tan solo cuando ejecutamos una Forma o secuencia.

Una buena base consolida los cimientos de una construcción elevada. Yùyán.

Tanto a modo simbólico como por comodidad y seguridad física, nos desproveeremos de cualquier pulsera, reloj, colgante, monedas, anillos o amuletos, en especial si son de metal. Estos, de alguna forma son signos exteriores de riqueza y pasiones humanas y despojarnos de ellos simbolizar el recordar la necesidad de retornar a la pureza e inocencia original.

En este Camino todos estos “bienes” carecen de valor. Yùyán.

Por otro lado, bajo fundamentos de la Medicina Tradicional China evitaremos indeseables interferencias sobre las líneas energéticas que circulan por nuestro cuerpo, procurando que nuestro Chi fluya sin obstáculos.

This site is protected by wp-copyrightpro.com