Mono de Fuego. Sapiens amicus…

Alegorías / Feng Shui
Mono de Fuego. Sapiens amicus…

 

Un fantástico y soleado sábado 13 de febrero en Barcelona, en el que celebramos el Año Nuevo Chino 2016 con mis compañeros de TaiJi Quan y los Maestros Xiumu Zhang y XinHong Lai. Siempre recordaré la emoción de mi Maestro cuando llevábamos tan solo unos minutos caminando en el desfile y me instó emocionado a mirar hacia atrás, observando yo también sobrecogido a una multitud de gente que hasta ahora jamás había visto.

Para casi todos los occidentales, una gran fiesta sin lugar a dudas. Para casi todos los orientales una gran celebración de bienvenida al Mono de Fuego; pero para no tantos, la reflexión sobre un arquetipo y su singular perspectiva, invitándonos a reflexionar sobre la determinación pero sin olvidar la puesta en juego de otros múltiples indicadores.

Este año nuevo chino, 2016 según nuestra Era, comenzó el 8 de febrero y le corresponde el 4714. Según el calendario lunar del que ya hemos hablado en anteriores entradas, está relacionado con el Mono y al Fuego, conectado con el Sol. La astrología china es el sistema zodiacal más antiguo del mundo y su propia cultura considera que no fueron ellos quienes la inventaron sino seres celestiales que procuraron su transmisión para ayudarlos a estar más cerca de la sabiduría. Una curiosa similitud con lo defendido en occidente y en referencia a fascinantes teorías sobre su procedencia babilónica…

Cabe destacar todos estos días el mensaje sobre la asociación arquetípica de estos conceptos, aunque lamentablemente y de la misma forma que ocurre con nuestro horóscopo, indicando lo que debemos o no esperar de esta cómoda interpretación pasiva y a la espera de ver pasar penurias o fructíferos ingresos, pronosticados por el Mono o por cualquier otro personaje. Es cierto que estos nos advierten y facilitan lo que tan solo nosotros debemos ser capaces de juzgar y jugar, pero siempre con el esfuerzo y modificación de nuestras acciones. Ya lo comentamos en la entrada hace un año Has hablado ya con tu animal secreto?, en donde recordábamos la necesidad de personalizar la interpretación: de la misma forma en que no debemos de hacer caso al pronóstico de cuatro líneas expresado en un “horóscopo de periódico” y en el cual además tan solo acostumbra a hacer referencia a lo remarcable de nuestro Sol, obviando numerosos factores -ascendente, planetas, estados, atacires,…- que nos permitirían dar luz a lo que estos arquetipos nos muestran.

Así es, Bienvenido Mono de Fuego y a tus claras advertencias que, en caso de atreverte a reconocer en tu entorno más cercano, deberás interpretar escuchando con sinceridad en tu interior. Como dice el proverbio, no obviemos la Luna observando anonadados al dedo de quien la señala.

This site is protected by wp-copyrightpro.com