I Ching | Yì Jīng. Hexagrama 64 – Wèi Jì

64

Wèi Jì 未濟 / El Porvenir

Hexagrama 64 - Wèi Jì / El Porvenir

 Un río misterioso fluyendo en la oscuridad, revela sus secretos
a quienes se mantienen abiertos y persistentes en su búsqueda.

i ching yuyan bambu

En la encrucijada del tiempo y el espacio, encontramos “El Porvenir” o “Antes de la Consumación” (Wèi Jì), el Hexagrama 64 del I Ching, que se compone de dos Trigramas superpuestos: Kǎn, lo Abismal, bajo Lí, lo Adherente. Esta combinación es como un río que fluye hacia adelante y se adhiere a todo lo que encuentra en su camino.

Hexagrama 64 - Cánticos del Yì Jīng de Zhāng Chóng Jí | Yùyán®

El nombre mismo de este Hexagrama sugiere una visión hacia el futuro. En la vida, a menudo buscamos respuestas sobre lo que está por venir, tratando de comprender y prepararnos para los desafíos y oportunidades que se avecinan. “El Porvenir” nos insta a considerar los flujos cambiantes del tiempo y cómo podemos mejor adaptarnos y anticipar lo que está por venir.

Kǎn, lo Abismal, es un Trigrama que representa lo oculto, lo desconocido y lo misterioso. Es como una corriente subterránea que fluye en lo profundo de la tierra. Sugiere que, en ocasiones, hay aspectos de nuestra vida y del futuro que permanecen ocultos y, sin embargo, influyen en nuestras acciones y decisiones.

Lí, lo Adherente, es un Trigrama que simboliza la conexión y la adherencia. Representa cómo las cosas se unen y cómo las fuerzas se atraen entre sí. Es como el agua que se adhiere a las piedras en un río, creando patrones intrincados y persistentes.

Cuando se combinan estos dos Trigramas, obtenemos un Hexagrama que habla del desafío de anticipar lo que está por venir, aunque gran parte de ello permanezca oculto. Nos recuerda que en la vida, debemos mantenernos flexibles y abiertos al cambio. No podemos aferrarnos rígidamente a nuestros planes y expectativas, ya que el futuro siempre es incierto.

Este Hexagrama también habla de la importancia de la paciencia y la persistencia. Así como el agua desgasta la piedra con el tiempo, nuestras acciones y esfuerzos pueden influir en el futuro, incluso si no vemos resultados inmediatos. Debemos ser constantes y estar dispuestos a trabajar a lo largo del tiempo, incluso cuando no vemos progresos evidentes.

En “El Porvenir”, encontramos la sabiduría de entender que, aunque no podamos ver todo el camino por delante, podemos influir en él a través de nuestras elecciones y actitudes. Mantenernos enfocados en nuestros objetivos y ser abiertos a las sorpresas que el futuro nos depara es esencial. La vida es un flujo constante de cambio, y Wèi Jì nos recuerda que, a pesar de la incertidumbre, el porvenir siempre tiene la promesa de nuevas oportunidades y desafíos que pueden enriquecer nuestra existencia.

Cánticos del Yì Jīng de Zhāng Chóngjí © Todos los derechos reservados

i ching yuyan bambu


← Vuelve a la Tabla de Hexagramas