I Ching | Yì Jīng. Hexagrama 37 – Chia Jên

37

Chia Jên 家人 / La Familia, el Clan

Hexagrama 37 - Chia Jên / La Familia, el Clan

En la suave unión de los corazones familiares, florece el poder de la conexión,
tejida en la danza de la adaptabilidad y el amor.

i ching yuyan bambu

Dentro de los enigmáticos símbolos del I Ching, surge el Hexagrama 37, “Chia Jên” o “La Familia”. En esta danza cósmica de significados, el Trigrama Lí, lo Adherente, se encuentra bajo Xùn, la Suavidad. Juntos, nos desvelan una lección profunda sobre la fuerza y el poder que emana de las relaciones familiares y la conexión humana, así como la importancia de mantener esa unión en medio de la suavidad y la flexibilidad.

Hexagrama 37 - Cánticos del Yì Jīng de Zhāng Chóng Jí | Yùyán®

Lí, el Trigrama de lo Adherente, es como un lazo que conecta y envuelve, un abrazo que une los corazones. Representa las relaciones familiares y humanas, lazos profundos que se forjan en la cercanía y el compromiso. En “Chia Jên”, Lí nos invita a reflexionar sobre cómo cultivamos y valoramos nuestras conexiones familiares. Nos recuerda que la familia es un cimiento, un lugar de apoyo y amor, y que nutrir estas relaciones es esencial para nuestro crecimiento y bienestar.

Xùn, el Trigrama de la Suavidad, es como el viento suave que acaricia y se adapta. Representa la flexibilidad y la adaptabilidad, como el viento que acaricia con dulzura pero también puede volverse en un fuerte vendaval. En “Chia Jên”, Xùn nos plantea la cuestión de cómo mantenemos la armonía en nuestras relaciones. Nos muestra que la suavidad y la flexibilidad son esenciales para que las relaciones familiares prosperen, ya que solo a través de la adaptación mutua se pueden superar los obstáculos.

La convergencia de Lí y Xùn en “Chia Jên” nos habla de la interacción entre las relaciones familiares y la suavidad en nuestro camino. Aquí, la lección es clara: nuestras conexiones familiares se fortalecen cuando las nutrimos con suavidad y adaptabilidad. Deberemos considerar cómo nuestra habilidad para ser flexibles y suaves puede influir en la forma en que mantenemos nuestras relaciones familiares.

“Chia Jên” nos desafía a reflexionar sobre cómo cultivamos un ambiente de unidad y amor dentro de nuestras familias. A menudo, las diferencias y los desafíos pueden poner a prueba estas relaciones, pero este Hexagrama nos insta a considerar una respuesta diferente. Nos recuerda que la suavidad y la adaptabilidad son recursos poderosos para mantener la armonía y la conexión en la familia, permitiendo que todos los miembros florezcan. Nos muestra que en medio de la suavidad y la flexibilidad, encontramos la fortaleza y el poder de las conexiones familiares. A través de este Hexagrama, descubrimos la lección profunda de que las relaciones son un tesoro valioso que debemos cuidar y nutrir con amor y adaptabilidad.

El Hexagrama 37, “Chia Jên” o “La Familia”, nos enseña que las relaciones familiares se fortalecen a través de la suavidad y la adaptabilidad. Nos invita a considerar cómo valoramos y nutrimos nuestras conexiones familiares, y cómo mantenemos la armonía a través de la flexibilidad. “Chia Jên” nos desafía a reevaluar nuestras respuestas ante las diferencias y los desafíos dentro de la familia, y a cultivar un ambiente de amor y unidad. En esta danza cósmica entre las relaciones y la suavidad, encontramos una lección profunda sobre cómo mantener el lazo familiar como un tesoro preciado.

Cánticos del Yì Jīng de Zhāng Chóngjí © Todos los derechos reservados

i ching yuyan bambu


← Vuelve a la Tabla de Hexagramas