El Feng Shui y sus maravillosas recetas

Feng Shui
El Feng Shui y sus maravillosas recetas

 

Con el aprovechamiento de las nuevas tecnologías y siendo hoy distintas las pretensiones del ser humano a las de sus antecesores, el Arte del Feng Shui se encuentra actualmente tan enriquecido como adulterado y desgraciadamente nuestra capacidad de discernimiento no es la del sabio que decidió emplazar su morada o la de sus difuntos hace más de cuatro mil años.

Llegadas estas fechas y tras recomendar como en cada año el artículo sobre solidaridad, considero de interés exponer unos ligeros apuntes para evitar confundir el Feng Shui con ciertas prácticas ritualísticas o con la sencilla determinación de cómo acomodar los muebles de una casa. Olvídate de las pócimas que nos alenten las próximas Navidades a encontrar el amor o evitar el mal de ojo bajo el nombre de este Arte.

No nos dejemos engañar pero tampoco nos engañemos a nosotros mismos si no partimos de la base de un estado de calma y equilibrio interno para escoger lo correcto. No hay milagros sin esfuerzos. Como bien explicaba hace ya casi 2 años en el artículo Feng Shui …Y tu también, no pretendas armonizar el entorno sin previamente hacerlo con tu interior.

Se trata de aplicar los principios sin alterar las reglas heredadas de las fuentes originarias. Si el Arte del Feng Shui comenzó en China hace miles de años como una forma de crear lugares sagrados que cumplieran con todos los principios necesarios para dar paz al alma con la armonía del cuerpo y la mente, ¿por qué pretendemos dar el mismo nombre al ritual de quemar el mensaje en un papel a la luz de la Luna llena (eso sí orientándonos hacia el Oeste) para que nuestra pareja olvide a su amante?

Nos sentiremos tentados en ritualizar nuestro porvenir y acomodados por una sociedad consumista que nos facilita todo tipo de deseos, oiremos en numerosas ocasiones como aumentar la venta de nuestros negocios o prosperar económicamente con tan solo colocar de forma adecuada una fuente de agua, o cómo colocar un espejo Bagua para rebotar los infortunios. Observo la existencia de una bochornosa moda que consiste en etiquetar prácticas, de dudosos beneficios por sí mismas, con el nombre de otras ya existentes que ni se asemejan en lo superficial y por tanto confundiéndolas con el método original, como ocurrió en los productos consumibles con los conceptos bio o eco, pero ahora bajo sobrenombres como meditación cuántica, reiki crístico, yoga for beautiful-bodies, …o feng shui para el amor.

Actualmente el Feng Shui ha evolucionado de la misma forma que lo hacen las mareas y los Ciclos naturales y debemos aprovechar la sabiduría oriental contenida y enriquecerla, solo si es necesario y con honestidad, con los conocimientos que nos pueda aportar la ciencia moderna, la geofísica, el estudio ambiental, la ecología, la arquitectura …incluso la música o el diseño. No tienen nada que ver con el Feng Shui las recetas mecánicasdirectas para el amor y la prosperidad. No pretendas hacerte rico ni sanar tus males o realizar milagros sin ningún tipo de esfuerzo.

Si estudias Feng Shui descubrirás algo tan mágico como el sentido común de la Naturaleza y sus señales, y si tu mente es suficientemente abierta descubrirás que aquellos rituales que te vendieron tampoco eran tan malos y en ocasiones incluso no tan dispares al Arte al que nos referimos, puesto que por regla general son fechas cercanas a solsticios, equinoccios u otras festividades (muchas aquí de origen celta), en las que se atendía a la manifestación de la Naturaleza y sus cualidades energéticas (Elementos), pero en cualquier caso no se trata de Feng Shui.

Como mencioné en el anterior Curso Introductorio sobre bienestar oriental,

…Un condimento como la canela puede ser sabroso por sí mismo, pero nefasto si lo incorporas sin conocimiento de causa a la maravillosa receta del caldo de tu abuela.

Indaga, pregunta y contrasta, pero no olvides antes armonizar tu interior.

 

This site is protected by wp-copyrightpro.com